miércoles, 26 de agosto de 2009




Los álamos de plata
se inclinan sobre el agua,
ellos todo lo saben, pero nunca hablarán.


El lirio de la fuente
no grita su tristeza.
¡Todo es más digno que la Humanidad!


La ciencia del silencio frente al cielo estrellado,
la posee la flor y el insecto no más.
La ciencia de los cantos por los cantos la tienen
los bosques rumorosos
y las aguas del mar.


El silencio profundo de la vida en la tierra,
nos lo enseña la rosa
abierta en el rosal.


¡Hay que dar el perfume
que encierran nuestras almas!
Hay que ser todo cantos,
todo luz y bondad.



¡Hay que abrirse del todo
frente a la noche negra,
para que nos llenemos de rocío inmortal!



¡Hay que acostar al cuerpo
dentro del alma inquieta!
Hay que cegar los ojos con luz de más allá,
a la sombra del pecho,
y arrancar las estrellas



¡Hay que ser como el árbol
que siempre está rezando,
como el agua del cauce
fija en la eternidad!



¡Hay que arañarse el alma con garras de tristeza
para que entren las llamas
del horizonte astral!



G.L.



4 comentarios:

  1. Bonita fusión con la naturaleza, Besicos

    ResponderEliminar
  2. Silvia,gracias preciosa por estar siempre ahi
    muchos besitoos.

    ResponderEliminar
  3. hermoso poema !
    me encanto!

    Todo es más digno que la Humanidad!.. q real
    :( a veces si etamos mal nos tiramos contra el mundo! mundo cruel ja!


    debemos ser como los arboles !
    me encanto!
    muy linda entrada !

    besos!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Chalie, sé de tu gran amor por los Árboles,y por la naruraleza en general,me agrada que te guste este poema..espero los tuyos,que siempre me sorprendes.
    Muchos besitos y buena semana.

    ResponderEliminar